jueves, 23 de noviembre de 2017




Hoy rescato 3 cositas que publiqué hace años 
en mi viejo blog Las cositas de Acapu

Va de poesía :-) 
















Y fíjate en ese endecasílabo tan inteligentemente 
insertado en el punto álgido del poema... en detalles 
como estos es cuando descubrimos que estamos 
ante un gran talento poético, cultivado y conocedor 
de los clásicos, y no ante una vulgar medianía. 

¡Oh! ¡Cuánto sabe usted! 

Claro. Es que yo tengo una licenciatura, ¿sabes? 
Y un doctorado en Física Poética Cuántica, también. 

Oooh... 
















(( la segunda cosita la publiqué entonces en forma de viñeta, 
pero hoy he preferido hacerlo así, y de paso he retocado 
un poco el diálogo, para acercarme en la medida de mis 
limitadas posibilidades a una presentación más 
academicista y más tal )) 



(( :-D )) 






martes, 21 de noviembre de 2017











"El experimento del bolchevismo en Rusia ha demostrado claramente 
que por medio de la dictadura se puede llegar al capitalismo de Estado, 
pero nunca al socialismo. También una sociedad sin propiedad privada 
puede esclavizar al pueblo. La dictadura puede suprimir una vieja clase, 
pero siempre se verá obligada a acudir a una casta gobernante formada 
por sus propios partidarios, otorgándoles privilegios que el pueblo no 
posee. [...] La dictadura como movimiento de liberación es impulsada 
por la lógica de las circunstancias a ser un instrumento de opresión." 

Rudolf Rocker 
La influencia de las ideas absolutistas en el socialismo 
(editado por "Publicaciones de estudios sociales". México, 1945) 









lunes, 20 de noviembre de 2017











No és un lloc 
la serenor 

No és la immobilitat 
ni el seu altar 

És un riu 
que fa i desfà 
el seu camí 

sempre a punt 
de caure. Sempre 
buscant el mar 




Ximo Segarra 









domingo, 19 de noviembre de 2017











Este verano regalé algunos dibujos, en momentos y por motivos 
diferentes. Todos fueron regalos hechos con el corazón, y este fue 
uno de ellos, muy especial porque iba dirigido a una persona que 
conozco desde que era pequeñito y que ahora comienza una nueva 
etapa muy ilusionante con su Clarión de siempre. Clarión no es solo 
su lugar de trabajo, es también, y sobre todo, una manera de estar 
en la vida y de tratar a la gente. Mi barrio, sin Ana, no sería el 
mismo, y por eso quise agradecerle, con aquel dibujito, 
el hecho de ser como es, de luchar como está 
luchando, de no rendirse a pesar de 
tantas dificultades... Y enmarcó 
el dibujo quedó así de 
chulo, y además... 
¡Lo tienen allí bien a la vista! 

En fin, esto es, para mí, un tesoro de los grandes. 


Gràcies, Ana :-) 









sábado, 18 de noviembre de 2017




Soy la inocencia de la luna 

Lágrima viva del dolor escondido 
Cemento latiendo en la mirada muro 


No soy manada, ni heredero 
de conquistadores. Soy hombre de 
verdad. Mujer de verdad. Persona 
de verdad. No soy de mentira. No 
soy la nada con disfraz de 
pesadilla. Soy todas y cada una 
de mis utopías. Soy yo. Estos 
pedazos rotos tirados en la 
acera. El sueño que 
no sabe cómo levantarse 
La mano que tiembla antes 
de pedir ayuda. La voz que 
se queda sin voz. Esa soy yo 
La inocencia de todos 
y cada uno de 
mis pálpitos 

Soy mujer, soy un ser 
humano. Soy mi risa. Soy 
mis labios, soy el abrazo que 
me acuna. Soy una más, y ni una 
menos. Soy la diosa de mis adentros, la madre 
que me alumbra. Soy la vida sin más. Y sin menos 

La dignidad enterrada, soy el silencio que 
me escarba, que me encuentra, que me rescata. Soy 
todo este tiempo que me cura. El amor de una 
nube que pasa, la paz de mis pulmones 







Abro mi puerta y entra la niña que riega 
las flores, soy la cría que crece descalza 
y que baila y que baila y que baila... 
Soy toda mí y todo el mundo que 
sabe vivir. Soy todo el mundo que 
respeta lo que soy. Soy la 
dignidad incorrupta de 
todas y cada una 
de mis lunas 
rotas. Soy 
la inocencia 
que no me quitaron 

Soy la inocencia que me quitaron 
y que ahora arrebato de sus garras 
Me la devuelvo toda, porque la quiero 
porque la necesito porque la merezco 
porque nací con ella, porque la sabiduría soy 
yo, y no ese hatajo de ciegos cobardes. No soy la 
pesadilla, ese horror es suyo, de sus fabricantes, solo 
suyo. Todo suyo. Dueños de su estúpida baba, objetos 
presos en el triste agujero negro de su alucinación. Orgasmos 
que caducan y naufragan en el círculo de su ignorancia. 


Yo soy el sueño que se regenera, que 
vuelve a su hogar, que sonríe, que 
revive sin vergüenza lo mejor 
de mí misma. Porque 
la vergüenza es suya, suya 
es la brutalidad, suya la memez 
vacía, suya la infeliz creencia de que 
pueden hacer suyo todo aquello que sus 
zarpas puedan atrapar. Yo soy mía. No 
soy suya. Nunca lo seré. Nunca lo fui. 

Soy mía, soy libre y soy la 
soberana de todos y cada 
uno de mis anhelos. No soy 
ninguno de ellos: proyectos 
inacabados de hombre, ni la mugre 
de su necedad, ni tampoco su ridícula 
impotencia para amar. No pertenezco 
a esa subespecie en vías de extinción, 
ni voy a limpiar con mi cuerpo el 
vertedero de sus putrefactos 
pensamientos. Yo soy 
humana con todas 
las de la ley, soy 
humana en 
cuerpo, en alma, en 
vuelo, en calma... 


Aquí en lo más hondo lo sé. Aquí, donde 
solo la magia descarada de la bondad 
puede tocarme. Aquí todo me dice 
que yo soy la fuerte, la auténtica, las 
montañas de lluvia y de sol. Aquí yo 
soy mi arco iris. Soy la inocencia 
de todos y cada uno de mis 
despertares. Soy yo 
levantándome. Soy yo 
la belleza, aunque ahora 
me cueste verla. Soy yo. Siempre 

Soy esta poesía. Porque yo soy 
el manantial eterno de todos 
y cada uno de mis versos 




Ximo Segarra 








miércoles, 15 de noviembre de 2017




"Y no es más sagrado un templo que la intimidad de nuestro dormitorio, 
la calle por la que diariamente transitamos o un valle sesteando al Sol, 
siempre que se comprenda que todos esos espacios son símbolos 
del único Espacio en el que todo acontece: la Vida." 

Mónica Cavallé











El caminante es casi una hoja que cae en el otoño de su ciudad. 
Es casi un árbol. Hasta podría ser un poco ese alguien que corre 
esta tarde por el parque. O el tobogán vacío. O la acera que 
sostiene sus pies. Podría serlo todo bajo el primer frío que trae 
ese cielo tan azul, podría volar junto al tímido sol que asoma... 
Y podría ser también los zapatos vacíos que esperan ante la 
puerta abierta de esa autocaravana, ahí está aparcada,
 así como sin querer, así como despistada. 

Pero nunca podría ser ninguna de esas 
banderas que el viento mueve a un lado y a otro de 
su soberana rigidez. Les escupiría. Su corazón insumiso ha 
intentado dialogar con ellas una y mil veces, pero escupiría contra 
todas y cada una, contra todas las balas de goma que se disparan 
desde sus faldas. Contra todas las porras, mástiles de esas banderas 
bobas que, todavía hoy, no conocen el significado de la palabra 
autocrítica, contra todas ellas huracanes de desprecio. 

Y el caminante camina y sus ojos truenan, ya llegando 
a casa, ya mirando esa calle repleta de señales que salpican 
dirección prohibida. Se cansó hace tiempo de hablar con ellas, 
de hacerles ver, de intentar explicar, de hacer comprender que 
nada justifica la violencia... Ya solo habla, bajando de la acera, 
con la valentía, porque quiere seguir aprendiendo de ella y sentir 
sin vergüenza el abrazo cálido de su paz. Dejar atrás ya sin piedad 
a quien hace daño y nunca pide perdón de corazón, a quien 
no sabe convivir, porque solo sabe imponer. 

Es su alma quien le llora y le da la mano en cada 
franja blanca del paso de cebra, y se le arremolina en 
los pulmones con ese ápice de alegría que todavía le queda. 

El caminante es casi el río de la vida y de la muerte, pero 
al abrir la compuerta del hogar recuerda que él solo 
es un pez navegando a contracorriente. Y sube, 
ya sin frío, ya sin viento, las escaleras. 




Ximo Segarra 









Roger Español: "Quiero ser el último herido por bala de goma 
en el Estado español." Más detalles de la rueda de prensa que 
dio ayer, mes y medio después de perder la visión de un ojo 
en la brutal represión policial del 1 de octubre, AQUí










martes, 14 de noviembre de 2017





Hoy hace un año de la muerte de Rosa, una anciana de 81 años 
que falleció en Reus al incendiarse su casa con la vela que utilizaba 
para alumbrarse. Gas Natural le había cortado la luz dos meses antes.











Nos engañan, la pobreza es suya, no nuestra
La pobreza la fabrican ellas, las grandes corporaciones 
y las grandes egolatrías, esas que se creen campeonas de 
no sé qué cuando hacen balance y, hala, millones de beneficios 
pa'la saca; y se creen triunfadoras, son el top, el más de lo más, 
enviando a la miseria a millones de seres humanos, matándonos
poco a poco de frío, de hambre, de privaciones, llenándonos 
el cuerpo de enfermedad y humillación. Nos comen vivos 
para sobrevivir sus lujos, sus postureos, sus tonticas 
estéticas. Nos exprimen porque no pueden 
existir sin pisotear sobre alfombras de 
rojo sangre. La nuestra. Y sí, nos 
engañan, así es la vida, nos 
insisten, y si no triunfas 
como nosotras es 
porque no te 
esfuerzas 
lo suficiente, 
o porque no te 
crees la zanahoria 
lo suficiente, o porque
eres, directamente, un nadie 
insuficiente. Nos engañan en cada 
nueva campaña de propaganda, publicidad 
a mansalva, promesas de salvación, un boleto de 
lotería, la ilusión de todos los días... Repiten hasta la 
hartura qué entrañable es comprar Lotería Nacional 
cada Navidad, qué tradicional, qué español, qué 
pena sería si te quedaras fuera de la lluvia 
de millones. Nos engañan. Y lo sé. 
Sé que el rebaño lo sabe

Pero, cómplice de 
su miedo, calla









P.D: ¿Sabías que el gobierno español ha denunciado 
ante el Tribunal Constitucional las leyes contra la pobreza 
energética y la función social de la vivienda aprobadas en las 
Corts Valencianes? Unas leyes, por cierto, que obligan a las 
compañías distribuidoras de energía a que, antes de 
cortar el suministro a una vivienda, lo comunique 
a los servicios sociales ¿O que ha intervenido las 
cuentas del ayuntamiento de Madrid? Unas 
cuentas que, por cierto, llevan 2 años 
rebajando la deuda que se disparó 
descaradamente con la alcaldía 
de Alberto Ruiz-Gallardón y 
que ya empezó a bajar, 
todo sea dicho, el 
equipo de Ana Botella. 
¿El mundo al revés? 
No, es el mundo 
que solo mira por el 
bienestar de una 
minoría. Una 
minoría, 
por cierto, 
que está en 
perfecta sintonía 
con esa minoría que 
está liderando el colapso 
de este planeta llamado la Tierra. 







(( comunicado de la Alianza contra la Pobreza Energética (APE): AQUí ))


(( un artículo muy lúcido de Alejandro Torrús sobre la actualidad española: AQUí ))